Andrew Coats y Lou Hamou-Lhadj han pasado cinco años trabajando en este cortometraje de animación que dura seis minutos. Su principal objetivo ha sido demostrar que la animación no solo va de la mano de los niños y que se puede dirigir a un público más adulto y tratar temas más duros y conmovedores. Y en definitiva, lo han conseguido con creces.

Lo normal son todos los elogios que han recibido en los diferentes festivales en los que se ha presentado el corto. Lo genial, es que esté disponible en Vimeo. Lo curioso, es que lo han hecho en su tiempo libre, con todos los obstáculos que eso les provocaba: no poder dedicarle el 100 % de su tiempo, no tener un equipo disponible específicamente para la producción, animación y desarrollo del cortometraje…

Pero lo fascinante es que le hayan conseguido otorgar la emoción, el sentimiento y el espíritu de una película Pixar alejándose del alma de los films de la productora que, como todos sabemos, se basan en la entrañable ingenuidad infantil de sus protagonistas y destinatarios.

Borrowed Time cuenta la historia de un desgastado sheriff que vuelve al lugar de un accidente que ha tratado de olvidar y superar toda su vida. Con cada paso, los recuerdos afloran en su memoria. Sin embargo, hay algo en ese lugar que le dará la fuerza para llevar a las espaldas su error.

Además de sus directores, en este film han participado la productora, Amanda Deering Jones y el compositor, galardonado por la academia, Gustavo Santaolalla.

¡Disfrutadlo!

Marta Toribio

Anuncios